Posteado por: Tiberio | 10 febrero 2009

La prostitución

Este artículo espero que no sea polémico. Creo que ha llegado el momento de dignificar una profesión o, mejor dicho, de dignificar a unas profesionales que no tienen la culpa de que a la sociedad bienpensante nos parezca desagradable su oficio.

No está prohibida. tampoco es legal. Se dice de ella que mueve increibles cantidades de dinero (tan increibles que, sinceramente, no me las creo).

Durante el sXIX se consideraba que las prostitutas lo eran por puro vicio. Eran pervertidas a las que les gustaba practicar el sexo y por eso aprovechaban para ganar dinero. En realidad, la mayoría de ellas lo eran sólo arrastradas por la miseria.

Con un siglo de retraso, la mentalidad ha evolucionando y ahora se sobrentiende que la mujer que se dedica a la prostitución es porque no le queda más remedio, a la pobre… y eso lo pensamos justo ahora, que ya no es verdad.

Dejando aparte el porcentaje de prostitutas drogadictas (que parece que debe ser elevado), y algunas personas concretas, no me creo que sea tan habitual el hecho de que las prostitutas hayan elegido ese trabajo porque no les haya quedado otro remedio. Otra cosa es, evidentemente, que practicando la prostitución ganen mucho más dinero que trabajando en la caja de un supermercado o limpiando casas (oficios que, por cierto, aunque están mucho mejor vistos tampoco resultan nada agradables).

Que nadie considere esto que acabo de decir como una crítica a las prostitutas. A mí me parece una decisión respetable, sobretodo cuando me temo que con las condiciones de trabajo que se suelen ofrecer a las mujeres poco cualificadas, no hay muchas posibilidades de ganarse decentemente una vida. De comprar una casa. De criar un hijo.

¿Y las mafias? yo no dudo que existan, y es evidente que deben ser combatidas. Aunque me cuesta creer que muchas funcionen como se nos cuenta ¿que secuestran personas y las traen contra su voluntad? ¿y por qué iban a hacerlo? ¿es que en Rusia o Brasil no existen mujeres jóvenes dispuestas a cualquier cosa a cambio de dinero?  ¿por qué correr tantos riesgos cuando puedes conseguir el mismo resultado de forma más segura?

Otra cosa son las chicas que contraen una deuda (ellas o sus familias) y se ven extorsionadas para conseguir ingentes cantidades de dinero. Pero en este caso, el delito no es la prostitución, el delito es la extorsión. Y debe ser perseguida, por supuesto; la extorsión.

La situación actual de “no lo prohibimos, porque no es plan, pero tampoco lo legalizamos” es absurda, y considero que las más perjudicadas son, precisamente, las trabajadoras (y los trabajadores) del sexo. Las personas que serían las supuestas víctimas.

Por si fuera poco, ayuda a criminalizar a colectivos que no deberían serlo. Voy a contaros una historia que conozco de primera mano.

G. es una chica rumana. Joven, guapa y trabajadora que desde que llegó a España se ha dedicado a limpiar casas y a trabajar de camarera. Sin duda alguna, ganaría más dinero y trabajaría menos si se dedicara a la prostitución. Pero ya sea por sus convinciones religiosas, o porque simplemente no quiere hacerlo, el caso es que nunca se ha dedicado a ello. O al menos eso me dijo a mí y yo la creo.

Cuando llegó a España hizo, como tanta gente al salir al extranjero, que tienden a vivir con personas de su misma nacionalidad. G. compartió piso en un edificio donde vivían varias rumanas, de las cuales, alguna era prostituta.

La policia hizo una redada contra una supuesta “mafia de prostitución”, y varias de estas chicas fueron desalojadas de sus casas ante las cámaras de Antena 3. A G. se le veía claramente. En dos días el tema se había aclarado y las chicas habían vuelto a sus casas.

Esas imagenes se emitieron en Rumanía. Han pasado cuatro años de aquello. G. no se habla con sus padres desde entonces. La familia de G. es, como la mayoría de las familias rurales rumanas, de importantes convicciones religiosas. G. ha dejado de ser una heroína que se había ido a un país extranjero a trabajar duramente y se ha convertido en una vergüenza para la familia.

Ahora la cuestión es pensar en esas personas que puedan dedicarse a practicar la prostitución porque tienen varios hijos que alimentar, porque no puedan pagarse de otra manera sus drogadiciones, porque sus familias tengan deudas inmensas con alguien demasiado peligroso. O simplemente porque prefiere ese trabajo a otros peor pagados. Está claro que a casi todos nos desagradan todos o la mayoría de estos supuestos, pero la pregunta clave es ¿la situación actual de alegalidad, les beneficia? ¿Si legalizaramos la prostitución su situación empeoraría o mejoraría? ¿retirar la publicidad de los pisos, tal y como ha hecho Público (única forma que tienen muchas de asegurarse los beneficios para ellas mismas) les ayuda de alguna manera?

A mi me parece que la respuesta es evidente. La prostitución debería ser legal y, lo que es más importante, debería estar regulada.


Responses

  1. es una muy buena respuesta tiene argumentos sobre el tema interesantes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: