Posteado por: Tiberio | 9 enero 2009

El Túnel

entrada-grutajpg

Desde siempre había temido aquel lugar.

Los niños de los pueblos de al lado no nos atrevíamos a acercarnos a la gruta. En ella se escondía “el Túnel”. Aquel pozo siniestro del que nadie jamás había regresado.

Nadie sabía lo que había más allá del Túnel. Los niños decían que allí vivía un monstruo terrible. Los adultos callaban. Ellos también tenían miedo del Túnel.

Las autoridades del pueblo reservaban aquel castigo para los peores delincuentes. Por aquel túnel no entraban los asesinos ni los violadores ni los ladrones, sólo los más perversos de entre los malvados recibían aquel castigo tan cruel. Sólo los que vivían fuera del orden. Sólo la gente como yo.

Lo llamaban “el Destierro”, pero todo el mundo sabía que sólo la muerte podía esperar tras el Túnel ¿como es posible si no que nadie haya regresado?

El último lugar de la Tierra al que hubiera querido ir. El lugar al que me habían condenado a entrar.

En un último momento de piedad, se me ofreció la posibilidad de acabar mis días bajo el hacha y ahorrarme así el horror de penetrar en el Túnel. Mucha gente aceptaba aquel pacto. Yo no. Quisiera poder decir que fue por rebeldía, pero supongo fue por cobardía. En el fondo, no quería morir.

Y, sin embargo, cuando me vi frente al Túnel, estuve apunto de llamar a gritos pidiendo el hacha. Pero la gente me contuvo. Sus miradas de reavivaron mi rabia.

Miré a mi padre, y él me respondió con una mirada dura, condenatoria. Yo sabía que, en el fondo, no era sincera. Sólo la pose que adoptaba para que nadie del pueblo pudiera acusarle. Acusarle de haberme engendrado, de tener simpatía hacia un ser tan horrible como yo.

Mi madre no estaba. No tenía necesidad de demostrar que estaba libre de mi mancha. Al fin y al cabo, ella me había denunciado.

Busqué a mis amigos de la niñez y juventud, los recuerdos de tantos días luchando duramente para arrancarle a la tierra un trozo de paz. Tanto frío, tanto calor abrasador, tantos meses sin probar un pedazo de carne,  tantos deseos de probar un sorbo del áspero y prohibitivo vino de la taberna.  Tantos inviernos de hambre. Tantos veranos de duro trabajo. Toda mi vida. Mi pueblo. Lo único que se me ha permitido amar en mi vida.

No me quedaba valor, pero sí rabia. Rabia contra aquella gente a la que yo había querido amar pero me había rechazado. La rabia me permitió avanzar dentro del Túnel. Y, con los ojos fuertemente cerrados para que nadie me viera llorar, caminé, caminé, caminé, caminé, caminé y caminé….

No sé cuanto tiempo recorrí aquel oscuro Túnel. Quizás fue una hora, quizás fue una semana. Pero al final vi una luz a lo lejos, y supe que había llegado a mi destino. Al otro lado del Túnel se abría un inmenso valle. La temperatura era templada, la hierba crecía fuerte y verde. Había gente tumbada al sol, había niños jugando con grupos de ciervos que no parecían asustados, los frutales se extendían hasta donde alcanzaba la vista. Grupos de gente me miraron con curiosidad, y entre ellos reconocí a Vetusta, la anciana de mi pueblo que había sido Desterrada cuando yo era jóven, pero parecía extrañamente rejuvenecida. Ella también me reconoció.

-Así que a ti también te han desterrado, bienvenido.

-¿Y toda esta gente?

-Somos los desterrados y los hijos de los desterrados. Vivimos aquí.

-¿Y las casas, y las granjas?

-Aquí nunca hace mal tiempo ni hay bestias dañinas, cualquier rincón es bueno para dormir. En cuanto a la comida, basta alzar un brazo para conseguir toda la que necesitas ¿para qué trabajar?

-Pero… esto es el paraiso! ¡y nadie del otro lado del Túnel lo sabe! ¿por qué no se lo habéis contado?

-¿Lo harás tú?

Yo tampoco lo hice. Lo cierto es que, en realidad, tampoco echaba tanto de menos a la gente que vivían al otro lado. A las gentes que temían al Túnel.

Anuncios

Responses

  1. Que bueno, tio… en serio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: