Posteado por: Tiberio | 9 noviembre 2008

Los límites de la Democracia. Hoy: la Autodeterminación

En un país democrático (en minúscula) como el que vivimos, estamos cada vez más acostumbrados a que nos digan qué poderes “kratias” han de ser controladas por el pueblo “demos” y cuales no. Ya se sabe, ¿Elegir al alcalde de tu ciudad? vale ¿elegir al jefe de estado? no, no, no, eso no.

Y entre los límites de la democracia que nos encontramos es la de si un pueblo puede marcharse de un estado o no. O, más bien, algunos pueblos pueden separarse y otros no. Esto es de lo poco en política exterior en que hasta EEUU y Rusia coinciden, lástima que no se pongan de acuerdo en cuales son los unos y cuales los otros. Y no puede ser. Porque resulta que los yankees vienen contándonos que Kosovo sí, pero Ostetia no y luego vienen los rusos y nos dicen lo contrario. Y claro, esto es un lío.

Yo les pediría a los señores del Kremlim y de la Casa Blanca que, por favor, sean tan amables de ponerse de acuerdo. Y también me pregunto si no es más sencillo lo que hicieron los checos y los eslovenios o lo que hacen los canadienses del Quebeq. Que oyes, ¿qué no estás contento con nosotros? pues te marchas y tan amigos.

Pero en muchos paises (el nuestro, por ejemplo), esto es algo demasiado sencillo. ¿Cómo es esto de preguntarle a la gente si se quiere marchar o no?, no, no, que luego va la gente y ¡elige lo que le da la gana! hombre, no vamos a confundir la libertad con el libertinaje, en esto se hace lo que digo yo y ya está. ¡Que lo que han unido los fusiles no lo separe el ciudadano! ¡antidemocratas! ¡que son unos antidemocratas!

Las fronteras están donde están puestas a cañonazos. Y todo esto de las naciones, los pueblos y demás no son más que mentiras. Las “Naciones” de Europa no son más que inventos creados con fines políticos. No sólo el Reino Unido que ya de por sí hace ostentación de varios pueblos en sus fronteras, sino todas las grandes naciones que siempre se han dado por supuestas ¿Francia?, lo que llamamos “pueblo francés” no es otra cosa que los rasgos culturales de París, impuestos, muchas veces por la fuerza, durante y tras la Revolución Francesa. ¿Italia? Cuando se finalizó la unificación italiana, su verdadero artífice, el Conde de Cavour, dijo: “Ya hemos creado Italia, ahora debemos crear italianos”. Porque los italianos, mira tú, no existían antes de la creación del gran sistema educativo que los formó. Todavía hoy Italia es el país de la Unión Europea en la que más idiomas se hablan (sí, los que piensan que España es una excepción se equivocan. De hecho, lo normal es que en un país se hablen varias lenguas y no al revés).

Las fronteras han sido trazadas violentamente pero ¿es necesario que siempre sea así? ¿no podemos buscar una forma más racional de unir o disolver estados? No estoy hablando de si a España le interesa partirse en cachitos o no, estoy discutiendo el principio fundamental de si es posible separarse. Yo creo que sí debería serlo. Eso sería lo racional. Y lo democrático.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: