Posteado por: Tiberio | 24 diciembre 2006

La piedad y las tetas de la virgen

El erotismo es algo tan importante para el hombre y nos resulta tan dificil sustraernos de él que al final lo ponemos en todas partes. ¿Y qué ocurre si le das un cincel o un pincel a un hombre? pues que cuando pueda te va a meter un par de tetas.Bueno, vale, no siempre será así. No todos los hombres somos iguales. También están los hombres que prefieren un buen par de pectorales en vez de tetas.

¿Qué exajero? ¿qué no me creeis? ¡ay hijos míos! prepararos para un tour por la parte más pornográfica del arte religioso católico (sí, sí).

(Seguir leyendo en La memoria es un arma cargada de futuro)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: