Posteado por: Tiberio | 7 noviembre 2006

Las violaciones socialmente aceptadas de Sudáfrica

La asociación sudafricana Rape Crisis lleva varios años denunciando con poco éxito el aumento de violaciones en Sudáfrica. Sumado a la pandemia del SIDA, el problema de las violaciones se convierte en algo catastrófico. Rape Crisis habla de más de un millón de violaciones al año en una población de 43 millones de personas. El 40% de las mujeres que ha sobrevivido a una violación son seropositvas.

Las violaciones en Sudáfrica son, lógicamente, delito, pero tiene una gran aceptación social: No pocos violadores alardean de sus logros en público; Un 75% de las violaciones son grupales; Según una encuesta realizada en 2002 entre jóvenes de 10 a 19 años,un cuarto de ellos consideraron que “a las chicas les gusta que les violen”; El 11% de los chicos y el 4% de las chicas reconocen haber impuesto relaciones sexuales a alguien; Dos tercios de ellos y tres cuartos de ellas afirman haber sufrido relaciones sexuales contra su voluntad. El problema adquiere tintes más dramáticos al tener en cuenta que el 24% de los violadores tienen entre 7 y 14 años.

Como puede deducirse de estos datos, la violación en Sudáfrica es un delito casi absolutamente impune. Los niños violadores, acuden a clase todos los días con sus víctimas y no se toma ninguna medida para paliar las posibles consecuencias psicológicas. La mitad de los juicios celebrados en Sudáfrica son por violación, pero las condenas por este delito no supera el 7%.

La mayoría de las veces, se justifica la violación por el SIDA (existe la leyenda de que la mejor forma de curar la terrible enfermedad consiste en mantener relaciones sexuales con una chica virgen), siendo el segundo principal motivo la negativa de la mujer a mantener relaciones sexuales. Otras muchas son provocadas por los motivos más dispares, como aquellos que violan a las mujeres lesbianas “para curarlas”. No son nada extrañas tampoco las violaciones dentro del ámbito familiar.

Es posible que existan connotaciones culturales en este proceso. Pero no podemos simplificarlo tanto, y menos en una sociedad en la que tradicionalmente muchas mujeres han ocupado cargos importantes para la comunidad. Los jóvenes de hoy sudafricanos crecieron en una atmósfera violenta. Durante muchos años, los sudafricanos sufrieron constantes humillaciones por parte del poder y de la oligarquía blanca. Es sabido que las personas humilladas, tienden a volverse violentas allí donde adquieren un cierto poder. Por ejemplo, dentro de su familia. También es sabido que esa violencia muchas veces se canaliza por vías sexuales. Además, no debemos olvidar, en muchas ocasiones los adultos trabajaban a kilómetros de distancia con respecto al lugar donde vivían sus hijos, viéndoles únicamente los fines de semana y siendo dejados a su suerte el resto de la semana. Millones de niños crecieron en poblaciones pobladas únicamente por niños en donde reinaba la violencia. No pocos niños murieron por no poder defender de sus vecinos la comida que les traían sus padres.

La generación de niños que crecieron en tal entorno son los que ahora a su vez violan a sus hijos y vecinos. Y los niños de ahora tan sólo están extendiendo a su vez el comportamiento aprendido en su casa.

Datos y algunas reflexiones procedentes del artículo “Violaciones y SIDA en Sudáfrica” de Charlene Smith y publicado por Le Monde Diplomatique de octubre de 2005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: