Posteado por: Tiberio | 29 octubre 2006

Las tuneladoras de Madrid y la inventiva madrileña

Lo he leído en Demablogia, es tradicional del pueblo madrileño el adoptar nombres castizos para aquellas cosas que le llaman la atención. En el Siglo de Oro, las espadas que tenían el tamaño apropiado para ser ocultas bajo una capa se llamaban roperas, y las que eran más largas y resultaban peligrosas al desenvainarlas (peligrosas para el que estuviera a tu lado)  se llamaron matamigos. Durante la guerra civil, un tipo de aviones especialmente cortos de morro fueron bautizados como chatos, mientras que los bombardeos que soltaban bombas en hilera, fueron llamadas pavas.

Esta capacidad nominizadora no se ha perdido con los años, y… ¿qué es lo que más caracteriza a la vida madrileña actual? lo habéis adivinado, parece ser que los distintos tipos de tuneladoras han sido bautizados con nombres tan cañís como: La Chata, Dulcinea, La Adelantada, Tizona…🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: