Posteado por: Tiberio | 15 octubre 2006

Hearst, el hombre en que se basó Ciudadano Kane (y 2)

20060819101714-ex-titanic.jpg

William R. Hearst le pidió a su padre que le cediera el control del Examiner, un periódico de pequeña tirada, claramente deficitario, que había acabado en manos de George Hearst a causa de una deuda incobrada. Que decir tiene que Hearst padre no vio con buenos ojos este nuevo capricho de su hijo que auguraba hacerle gastar mucho más dinero. “Cinco años, papá”, y ¿Qué iba a hacer el señor Hearst? Le dio cinco años y un porrón de dinero para intentar reflotar el Examiner.El joven Hearst viaja a Nueva York lleno de ilusiones. Queriendo aprender el oficio, consigue entrar a trabajar en la redacción del World, diario dirigido por Joseph Pulitzer. El World personificaba todo lo que Hearst quería conseguir. Haciendo un uso extensivo del sensacionalismo y la morbosidad, Pulitzer había conseguido pasar de una tirada 15.000 a 200.000 ejemplares diarios en tan solo tres años. Un año después, Hearst creía haber aprendido todo lo que necesitaba y con tan solo 24 años volvió a San Francisco y se puso al mano del Examiner. Era febrero de 1887.

El Examiner se convirtió de pronto en un periódico radicalmente distinto. Los pequeños encabezamientos fueron sustituidos por espectaculares tipografías. Las noticias veraces por noticias “dirigidas”. Los asuntos políticos y económicos se hundieron en las páginas interiores mientras que los crímenes y los sucesos morbosos saltaron a la primera página.

Hearst había encontrado su vocación y se dedicaba a ella infatigablemente. Empezaba a trabajar por la mañana para ayudar a sus redactores con la selección de noticias y no se iba a casa hasta que de madrugada entraba el periódico en la imprenta. Su billetera le permitió contratar a importantes redactores como el escritor Ambrose Bierce, o el periodista del World Sam Chamberlain.

Sensacionalista y demagógico, el Examiner vio su gran filón en las masas obreras. Así este hijo de papá, derrochador y con grandes fortunas intentaba aparecer como protector de los más desfavorecidos. Muchos empresarios de la época llegaron a calificar a Hearst como socialista (forma decimonónica de decir comunista). La Sourhern Pacific, principal empresa ferrocarrilera de California, sería su gran víctima en este periodo. Financiada con dinero público, en realidad sólo había servido para enriquecer más aún a un grupo reducido de millonarios. Ni siquiera los mejores amigos de su padre, como Leland Standford, quedarían a salvo de la afilada pluma de escritores como Bierce que siempre se referiría a él como ₤eland $tandford.

Menos loables eran las prácticas que utilizaban para rellenar el periódico. No todos los días había noticias impactantes, así que había que crearlas. Los periodistas del Examiner participaban en el rescate de un naufragio, se internaban un periodo en un manicomio, buscaban y entrevistaban a un forajido o, incluso, llegaron a inventarse un huérfano que llenó páginas y páginas sin haber existido jamás.

Cuando la noticia tenía algo que ver con el sexo, el estilo de la narración se volvía picante. Cuando se trataba de una desgracia, el tono era almibarado y lacrimógeno. El arte de la escritura se ponía al servicio de Hearst y este lo dedicaba para aumentar sus ventas.

1890, un año antes de que terminara el plazo prometido a su padre, el Examiner dejó de ser deficitario. Pero este no era para Hearst más que el primer paso y para continuar necesitaba más dinero… Dinero que su padre no estaba dispuesto a proporcionarle.

(continuará)

Sábado, 19 de Agosto de 2006 10:17

Anuncios

Responses

  1. […] especialmente a un dato tan poderosos como el crecimiento de los impagados. Pero como decía Randolph Hearst, no dejes que la realidad te estropee un buen […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: