Posteado por: Tiberio | 15 octubre 2006

De Santo Tomás a Newton, la formación del pensamiento científico

*SANTO TOMÁS DE AQUINO. (h. 1225 – 1274).
Es, probablemente, el más grande de los escolásticos, su doctrina ha sido enseñada en todas las universidades europeas hasta el sXVII y todavía hoy sigue formando la parte más importante de lo que de filosófico tiene el dogma católico. Por todo ello he querido cogerlo como ejemplo del pensamiento medieval.

Básicamente, se podría decir que el mayor mérito de Santo Tomás fue el de comprender y trasmitir a Aristóteles mejor que ningún europeo anterior, exceptuando quizás a Averroes.

Santo Tomás rechazó de plano el platonismo que había sentado las bases del cristianismo desde San Agustín. Intentó destronar a Platón y sustituirle por Aristóteles. Esto es mucho más importante de lo que puede parecer a primera vista.

Santo Tomás acepta totalmente el principio católico de la Revelación, según el cual las “Verdades” del cristianismo fueron reveladas por Dios a los profetas y, más tarde, por Jesucristo a toda la humanidad. Pero considera que la Razón puede probar la mayoría de ellas. De esta forma, Santo Tomás se dedica a utilizar la lógica aristotélica para probar que la Revelación es cierta. La verdad está en la Revelación, pero la Revelación no tiene nada que vaya contra la razón. No sé hasta que punto es consciente Santo Tomás de que está colocando a la Razón a la misma altura que la Revelación.

Desde Santo Tomás, las “Verdades” del cristianismo son “demostrables” y no simplemente deben ser creídas sin más. Salta a la vista que se trata de un paso importantísimo (y pocas veces tenido en cuenta) hacia la mentalidad científica.

Por si fuera poco, Santo Tomás introdujo la disensión. Hasta él, Platón (o, por ser más exacto, San Agustín) era la gran referencia en el pensamiento. Todo el sistema del Principio de Autoridad, el famoso Magister Dixit reposaba sobre él. Cuando Santo Tomás introduce a Aristóteles en el debate, los teologos se verán obligados a elegir entre uno u otro. De pronto, hay dos Magister diciendo cosas. El argumento “esto es así porque Fulanito lo dijo” ya no es suficiente, ahora debemos decidir cual de las dos opciones es más correctas. Cual de los dos magister está equivocado. Veamos los pensadores más importantes de la época de Santo Tomás para ver a lo que me refiero:
*ROGERIO BACON (1214 – 1294).
Hombre de saber enciclopédico que dedicó gran parte de su vida a acumular conocimientos de distintas ramas. Sospechoso de herejía, se le prohibió escribir, hasta que un Papa le levantó el castigo.

Bacon defiende ardorosamente la experimentación, siendo el primero (que yo sepa) que lo hace en Europa desde los tiempos romanos. Entre otras cosas, Bacon escribió sobre el arco iris, la perspectiva, la alquimia y fue un notable matemático y teórico de la geografía (sus reflexiones tendría gran influencia sobre Cristobal Colón. Tan grande es su leyenda que se le atribuye (erróneamente) el invento de la pólvora.

Pero lo que me parece más importante para el caso que nos ocupa son sus ataques a la lógica como fuente de conocimiento, anteponiendo la experiencia. Como ejemplo del polémico pensamiento de Bacon, afirma que existen cuatro causas de ignorancia:

  1. La autoridad deleznable e impropia.
  2. La influencia de la costumbre.
  3. La opinión de la muchedumbre iletrada.
  4. El ocultamiento de la propia ignorancia con una exhibición de aparente sabiduría.

De todas ellas, la que me parece la más importante es la primera. Parece absolutamente revolucionaria, dicha por un clérigo del sXIII. Sin embargo, él mismo se contradice al argumentar sobre ella. Para demostrar que la autoridad no debe ser creida ciegamente cita a Séneca, Cicerón, Avicena, Averroes, Abelardo de Bath, San Jerónimo y San Crisóstomo🙂.

Su pensamiento en realidad es mucho menos novedoso de lo que puede parecer a primera vista. En realidad lo que hace es incorporar al pensamiento cristiano el pensamiento de Averroes y Avicena. Apesar de su crítica a la lógica, es un fiel seguidor de Aristóteles. Admira tanto a “El Filósofo” que llega a tratar a su rival, Platón, de infantil. Sin embargo, en su haber hay que reconocer que en un par de ocasiones acepta que incluso Aristóteles puede equivocarse.

A mi me da la sensación de que Bacon comprendió que la autoridad no debe ser seguida ciegamente. Pero, como sucede amenudo cuando alguien se adelanta demasiado a su tiempo, fue incapaz de deshacerse de su propia educación e incorporar plenamente tal principio a su pensamiento.

*SAN BUENAVENTURA (1221 – 1274)
Fue el que prohibió a Bacon publicar. Cree fanáticamente en Platón y considera a los seguidores de Aristóteles como sospechosos de herejía. Cita constantemente a San Agustín y rechaza de plano a los filósofos islámicos (Averroes y Avicena)

*MATEO DE AQUASPARTA (1235 – 1302)
Seguidor de San Buenaventura, es mucho más flexible que él. Su principal filósofo sigue siendo San Agustín y se opone a Santo Tomás, pero Aristóteles es tratado con respeto y reconoce los méritos de los pensadores islámicos. Busca un punto medio, la reconciliación entre Platón y Aristóteles, afirma que Platón establece la sabiduría, pero no el conocimiento y que Aristóteles establece el conocimiento pero no la sabiduría.

En otras palabras, Platón acertaría sobre lo que es metafísico y Aristóteles sobre lo que es terrenal. De esta forma salva el principio de Autoridad… dejando claro, sospecho que involuntariamente, que la fuente de conocimiento es la Razón, no la Revelación.

*GUILLERMO DE OCCAM (h 1295 – h 1349)

Guillermo de Occam es sobretodo conocido por la llamada “navaja de Occam”, el principio según el cual lo más sencillo tiende a ser más probable. Tiene gran importancia como pensador político a servicio del Emperador contra el Papa, se le atribuye la frase “Defendedme con la espada y yo os defenderé con la pluma” de donde posiblemente proceda el famoso refrán “la pluma es más poderosa que la espada”.

Más allá de su gran importancia histórica como uno de los pensadores que destruyeron el feudalismo, me parece interesante para el tema que nos ocupa la forma como realiza sus planteamientos. Occam sólo recurre a la Autoridad en contadas ocasiones y sus libros están llenos de razonamientos en forma de disputas filosóficas. Disputas en la que se muestran grandes argumentos a favor de dos posturas y, en muchas ocasiones, no se llega a ninguna conclusión. Es, en mi opinión, un precedente directo de la “Duda Metódica” de Descartes.

Pero el gran paso que da Occam en el tema que nos ocupa es la separación la lógica y el conocimiento humano de la metafísica y de la teología. Este planteamiento abría la puerta a la investigación científica basada en la experiencia.

*NICOLÁS DE ORESME (1323 – 1382)
Seguidor de Guillermo de Occam, expuso la teoría de que la Tierra giraba alrededor del Sol y no al revés. Colocó esta teoría al mismo nivel que la del Sol girando en torno a la Tierra y, ante la información de que disponía, no pudo confirmar ninguna de las dos teorías sobre la otra. Sin embargo, utilizando la “navaja de Occam”, él afirmó preferir la teoría heliocéntrica.

Nótese algo muy importante en esta teoría, pocas veces tenido en cuenta. Y es que era una teoría no defendida por ningún griego (en realidad sí, pero ellos no lo sabían😛. Nicolás de Oresme comete la osadía de pretender saber más que los antiguos, y eso era algo muy novedoso por entonces.

A finales de 1347, un brote de una enfermedad nueva apareció en Venecia. Tres años más tarde, la peste había asolado toda Europa reduciendo su población (según algunos cálculos que creo exagerados) en un tercio. Pero la peste no vino sola. El sXIV es un siglo de guerras. De hambre por un exceso de población y unas tierras de labor agotadas. De luchas entre reyes que quieren ser absolutos y señores feudales que se niegan a dejar de serlo. De corrupción eclesiástica que provoca grandes movimientos heréticos… y grandes cruzadas contra ellos.

Tardó cosa de un siglo en remitir la crisis intelectual que se produjo tras las grandes catástrofes de mediados del sXIV. Mientras tanto, el mundo se ensanchaba. Los portugueses circunnavegan África y una expedición castellana alcanza el continente americano. Por primera vez, se hace evidente que se puede superar el conocimiento de los antiguos. Plinio nunca habló de las Antillas…

Pero no nos adelantemos tanto:

*NICOLÁS MAQUIAVELO (1467 – 1527)
No hay, en mi opinión, a lo largo del sXIV pensadores que realizaran grandes innovaciones. El sXIV fue un siglo de crisis, como los tiempos que nosotros vivimos, en los que los grandes pensadores se remitieron a fórmulas anteriores.

Hasta que llega Maquiavelo. Es considerado en la actualidad como el político despiadado por excelencia. Una pensamiento maquiavélico es un pensamiento retorcido, frío, malvado.

Evidentemente, tal visión simplista es sumamente injusta. Maquiavelo no defiende sus políticas. Simplemente expone lo que un gobernador debe hacer para conseguir el éxito. No busca la moral, sólo busca la eficacia. En realidad Maquiavelo no era un malvado, lo que era es un hombre terriblemente sincero. Suficientemente sincero como para decir como funciona la política de verdad.

Maquiavelo tuvo mucha influencia política, pero, nuevamente, no es eso lo que nos interesa sobre él. Lo que nos interesa es que todo su pensamiento se basa, únicamente, en la experiencia. Maquiavelo se deshace por completo de la metafísica, de la Revelación y del Principio de Autoridad. Cuando se ve en El Príncipe una mención a algún pensador anterior, suele ser para criticar sus teorías. Maquiavelo basa todo su conocimiento en la experiencia. Él no pretende explicar como “debe” ser la realidad, sino como “es”.

*ERASMO DE ROTTERDAM (1466 – 1536)
Erasmo tuvo una gran influencia sobre el mundo católico. El hecho de que luego fuera desplazado por Lutero en los países protestantes y prohibido por los países católicos le ha hecho perder importancia histórica (en España una fructífera generación de erasmistas fue arrancada de raíz).

Erasmo realizó grandes críticas a la Iglesia Católica, que luego utilizarían los luteranos, pero se asustó cuando se produjo la Reforma y se volvió ferviertemente defensor del catolicismo ante el temor a la división de la Cristiandad. Probablemente este “estar a medio camino” fue el motivo por el que ambos bandos le repudiaran y su trascendencia histórica fuera menor de lo que podría haber sido.

Sin embargo, yo creo que su pensamiento mereció mayor fortuna. Erasmo de Rotterdam, cuando quiere leer la Vulgata, aprende latín. Tanto aprende que supera a sus profesores y se convierte en uno de los más expertos latinistas de su época. Pero esto le sabe a poco, y decide leer la Biblia en sus idiomas originales. Se convierte así también en un gran lector de griego (si bien el hebreo nunca llega a dominarlo del todo)

Destacar su conocimiento del griego y del latín es pertinente, ya que basará sus vastos conocimientos en la lectura. Erasmo será probablemente el último gran defensor del Principio de Autoridad. De hecho, defenderá como una verdad segura cualquier fantasía de Plinio, pero se reirá de las maravillas que se cuentan sobre el nuevo mundo encontrado más allá del Atlántico.

Apesar de ello, y no es contradictorio aunque lo parezca, criticará con pasión a los escolásticos y su forma de enseñanza (la dominante en las universidades europeas). Para Erasmo la sabiduría estaba en los libros, sí, pero los libros deben ser interpretados con inteligencia y sin dogmatismos.

Erasmo de Rotterdam tuvo gran influencia en la historia de la enseñanza. Es probable que a él le debamos que se siga estudiando el latín y el griego en nuestras escuelas.

*SIR TOMAS MORO (1478 – 1535)
Amigo de Erasmo de Rotterdam, del que recibió (y sobre el que ejerció) gran influencia. Escribió su famoso libro Utopía, un libro en el que se describe una sociedad “perfecta” en la que reina la democracia, el comunismo, la igualdad y la virtud. Más allá de sus repercusiones en el pensamiento político, me parece destacable el hecho de que su pensamiento es absolutamente original. Las influencias de la República de Platón son evidentes, pero el inglés no necesita recurrir a él para exponer su pensamiento.

Moro debe su pensamiento a su experiencia política, es en cierta forma el Maquiavelo del norte, si bien mucho más optimista. Para defender su mundo perfecto, recurre a argumentos lógicos, no a la Autoridad.

*MARTIN LUTERO, JUAN CALVINO E IGNACIO DE LOYOLA
Los tres grandes teóricos del “nuevo orden” que surgió tras la división del Cristianismo son, en mi opinión, pensadores más cercanos a la Edad Media que a lo que estaban anunciando muchos pensadores del siglo en el que vivían. Su pensamiento tuvo grandes repercusiones, pero no en el avance del pensamiento científico. La reacción de todas las religiones ante la división es la de girar al fanatismo y, pensamientos que en el sXIII eran respetados, en el sXV son perseguidos.

El fanatismo de los distintos cristianismos de los siglos XVI y XVII es provocado por su época, y no por sus dogmas. La prueba de ello es que todos se comportaron de forma semejante. Si España sufrió el acoso de la Inquisición, en la Alemania protestante se desató una terrible “caza de brujas” que acabó con miles de personas. Miguel de Servet fue ejecutado por los calvinistas, Tomás Moro sería perseguido por los protestantes y Galileo tendría que retractarse a causa de los católicos.

Pero existirá una diferencia.  Los clérigos protestantes desplazarán a los católicos en gran parte de Europa… a cambio de renunciar a gran parte de su poder económico y, por lo tanto, político. Se acabará produciendo una quiebra entre los pueblos del sur y los del norte de Europa, pero no por el fanatismo, sino por el poder de sus respectivas Iglesias. Allí donde menos poder tendrá la Iglesia se producirá la mayor evolución científica.

*NICOLÁS COPERNICO (1473 – 1543)
Copérnico fue un sacerdote católico totalmente ortodoxo. Sin embargo, decidió esperar a su muerte para la publicación de su De revolutionibus orbium caelestium. En realidad, Copernico es un hombre de pensamiento medieval. Expone la teoría de que la Tierra gira alrededor del Sol como una teoría de la que tampoco parece estar muy convencido. Toda su argumentación remite a principios pitagóricos, en ningún momento duda que el movimiento celeste se basara en círculos perfectos y, como resultas de ello, los movimientos de los planetas sigue siendo bastante complicado para poder explicar las observaciones (si bien menos complicada que la teoría geocéntrica).

Su pensamiento no es, por lo tanto, demasiado avanzado. Sigue lejos de un pensamiento científico. Pero tuvo gran importancia en su época. El mismo Lutero se vería obligado a combatirle diciendo “La gente presta oídos a un astrólogo advenedizo que se esfuerza por demostrar que la tierra gira, no los cielos o el firmamento, el sol y la luna. Cualquiera que desee parecer inteligente tiene que idear algún nuevo sistema, el cual, de todos los sistemas, es, desde luego, el verdaderamente mejor. Este necio desea trastornar toda la ciencia de la astronomía; pero la Sagrada Escritura nos dice que Josué mandó apararse al sol, y no a la tierra.” Calvino por su parte dirá “El mundo está tan bien establecido, de modo que no puede ser movido ¿Quién se atreverá a colocar la autoridad de Copérnico por encima de la del Espíritu Santo?”

La Iglesia Católica por su parte era, todavía, suficientemente liberal como para aceptar a Copérnico. Pero no tardaría en condenarlo, como bien sufriría Galileo.

*TYCHO BRAHE (1546 – 1601)
Ante la disputa geocéntrica o heliocéntrica, y ante la falta de pruebas que confirmara ninguna de las dos teorías, Tycho afirmó que el sol y la luna giraban en torno a la Tierra, pero los planetas en torno al Sol.

Hizo Tycho Brahe dos grandísimas contribuciones a la historia del pensamiento científico:

Afirmó que los cometas estaban fuera de nuestra atmósfera, e incluso más allá de la luna y descubrió una nueva estrella en 1572 que apareció de golpe y después de un tiempo acabó desapareciendo (se trataba de una supernova). Ambos fenómenos, si bien todavía no eran comprendidos, demostraban que la hipótesis de Aristóteles sobre la inmutabilidad de lo que se encuentra más allá de la luna era incorrecta. El pensamiento de Aristóteles, empezaba a tambalearse.

Pero quizás su principal aportación a la ciencia derive de su gran constancia. A lo largo de su vida, Tycho Brahe acumuló un impresionante archivo de observaciones astronómicas que después heredaría su ayudante, un tal Kepler.

*JOHANNES KEPLER (1571 – 1630)
El joven ayudante de Tycho Brahe sabría explotar el gran tesoro que heredó de su maestro. Gracias a las observaciones de Brahe conseguiría demostrar que la Tierra y los demás planetas giran en torno al Sol, pero no en círculos, sino en elipses. Sus afirmaciones aparecen, por primera vez, en lenguaje científico publicando las tres leyes del movimiento planetario:

  1. Los planetas describen órbitas elípticas, de las cuales el sol ocupa un foco.
  2. La línea que une a un planeta con el sol recorre espacios iguales en tiempos iguales.
  3. El cuadrado del período de revolución de un planeta es proporcional al cubo de su distancia media al sol.

De esta forma quedaba perfectamente definido el movimiento planetario y sus distancias con respecto al sol. Los complicados planteamientos geocentrístas y heliocentrístas se colapsaban en un modelo de hermosa simplicidad. Nunca debe ser menospreciada la importancia que tendría sobre el pensamiento científico las tres frases de Kepler.

Y, sin embargo, Kepler seguiría sin ser un científico desde el punto de vista actual. En realidad era un pitagórico que buscaba la explicación matemática para todo, por motivos filosóficos acientíficos. Dedicó durante décadas su prodigioso intelecto a buscar una relación entre las “7 figuras geométricas perfectas” y los “7 planetas”. Su sonado fracaso en encontrarla sería de gran importancia para destruir el pensamiento pitagórico.


*GALILEO GALILEI (1564 – 1642)

Naciendo el año en que murió Miguel Ángel y muriendo el mismo año en que nació Newton, Galileo representa el perfecto puente entre el Renacimiento y el mundo moderno.

Es principalmente un observador, un experimentador que destruye muchos mitos físicos de gran importancia. A él le debemos el principio de la inercia y el movimiento parabólico. También afirmó que la velocidad a la que cae un objeto no tiene nada que ver con su peso, sino que depende de su forma y afirmó acertadamente que en el vacío todos los cuerpos caerían a la misma velocidad (llegó a medir tal velocidad). Fue, por último, el primero que utilizó científicamente el telescopio, gracias al cual descubrió las cuatro lunas mayores de Júpiter (lo que resultó un gran argumento a favor del heliocentrismo).

Si Galileo fue capaz de tantas hazañas probablemente fuera gracias a un método muy refinado, basado en la observación y en la división de los distintos efectos en partes más fácilmente analizables. Galileo no aplica todavía un método propiamente científico, pero está muy cerca.

Galileo es conocido por la teoría heliocéntrica que, como ya se ha visto, no ideo él ni pretendió nunca haberlo hecho. Pero sí creyó en ella ciegamente, especialmente gracias a su correspondencia con Kepler. Como es bien sabido, la Inquisición condenó a Galileo, que fue obligado a retractarse. No es cierto sin embargo que fuera ejecutado ya que, efectivamente, se retractó.

*FRANCIS BACON (1561 – 1626)
Su aportación más importante, para el caso que nos ocupa, es su elaboración y publicación del método científico que quedaría definido prácticamente de la misma forma que se conoce en la actualidad.

El conocimiento, apartir de Bacon aspirará a basarse en los siguientes principios:

  1. Observación: del fenómeno.
  2. Inducción: analisis del principio general de las distintas observaciones.
  3. Hipótesis: teoría que pretenda predecir las inducciones.
  4. Experimentación: comprobación si, efectivamente, la hipótesis nos sirve para predecir el comportamiento del fenómeno.
  5. Demostración o refutación de la hipótesis.
  6. Conclusiones.

El conocimiento ya no depende de la revelación, ni de la autoridad, ni de la razón, ni de la lógica. La experiencia es la única fuente válida del conocimiento, porque es la única contrastable.

*SIR ISAAC NEWTON (1642 – 1727)
Recogió las leyes de movimiento de Galileo, y las tres leyes de Kepler y lo resumió todo en su famosa ley de la Gravedad. “Todos los cuerpos se atraen recíprocamente con una fuerza directamente proporcional al producto de sus masas en inversamente proporcional al cuadrado de las distancias.”

Pocas frases han sido tan importantes en la historia del pensamiento científico. Con esta afirmación el Universo, de pronto, era algo ordenado y predecible. Todo lo observable en el cielo, los planetas, los cometas, las estaciones… todo ello podía explicarse con la ley de Newton. Aquellos misterios que habían intrigado a los grandes pensadores durante milenios tenían, por fin, una explicación. Y una explicación tan sencilla que podía resolverse con una sencillísima fórmula matemática. Existe un proverbio inglés que dice “al principio todo era caos, pero Dios dijo ‘hágase Newton’ y se hizo el orden”.

La metafísica y la teología quedarían definitivamente alejadas del mundo de lo observable. Platón y Aristóteles abandonarían sus tronos milenarios, y su lugar sería ocupado por Newton. Había llegado el reinado de la ciencia. Pero Newton no hizo nada más que sintentizar el pensamiento de aquellos que le precedieron. Era el inglés una persona increíblemente egocéntrica y engreida, seguramente con razón, pero sobre el que sería sin duda alguna su mayor descubrimiento diría con modestia “Si he visto tan lejos, es porque me he subido a hombros de gigantes”. Esos gigantes eran, claro está, Kepler y Galileo. Pero también Erasmo, y Maquiavelo, y Occam, y… ¿por qué no? Santo Tomás de Aquino.

Martes, 10 de Octubre de 2006 11:53

Comentarios

 

gravatar.com
Autor: Lanarch

Enlazáo quedas😛

(¡Y Tycho Brahe era la caña! Si hasta lo pirateé como PNJ, juas.)

Fecha: 10/10/2006 13:37.


Autor: Javier Albizu

Y tu porque no te dedicaste a la enseñanza?

Fecha: 11/10/2006 11:48.


Autor: esparver

Chico, si llegas al final el post és muy bueno, pero sería mucho más legible si lo partes en trozos.

Fecha: 11/10/2006 12:14.


Autor: Tiberio

LANARCH: ¡Tycho Brahe es un pnj cojonudo! con su nariz de oro… con su meticulismo fanático… Yo también lo he utilizado🙂

ALBIZU: Pues a veces pienso que me molaría eso de dedicarme a la enseñanza. Pero luego me acuerdo de que más de la mitad de mis alumnos no tendrían ningún interés en aprender y creo que no es para mi🙂

ESPARVER: Sí, seguramente tienes razón. Este post, en cachitos, sería más digerible pero… ¿no perdería la gracia de ver la evolución? Estoy pensando, de hecho, que este tema merece un post aparte.

Fecha: 11/10/2006 22:52.


Responses

  1. ES LO MAS MALO EN INFORMACION QUE HE ENCONTRADO

  2. me parese que desin algunas cosas no tan realistas pero esta muy buena la pagina aunque creo que deberin investigar mas sobre esto

  3. y asi escribir por que yo se mucho de lutero y aqui unas cosas no concuerdan pero de nuevo excelente la pagina aunque sean mas realistas

    • I’d veutnre that this article has saved me more time than any other.

  4. holaaaaaaaaaaaa

  5. bueno a mi me ayuda pa ahacer una linea de tiempo aunq sea..🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: